Diversidad

El modelo de integración Chino

Published by:

El escenario de multiculturalismo que el mapa del mundo ofrece en prácticamente todos sus rincones ha favorecido que en España haya ido asentándose en las últimas décadas una nutrida comunidad de ciudadanos con procedencia de China.
Aunque mantienen por lo general sus establecimientos de siempre, con bazares que dan respuesta a cualquier problema del usuario a cualquier hora del día, las formas de negocios que los chinos están experimentando oscilan desde inmobiliarias, parafarmacias o tiendas especializadas en fotografía hasta perfumerías, lavanderías, fruterías o locales para asar pollos.
Su carácter emprendedor resulta incuestionable, así como su capacidad para permanecer en el negocio las horas que éste requiera. Buena parte de los nuevos emprendedores de origen chino ya son nacidos y criados en España, lo que ayuda a favorecer un marco de respeto y entendimiento con las personas españolas. La población china residente en nuestro país aporta una forma distinta de mestizaje y de mímesis con la rutina de cada uno de nuestros lugares.
Por ejemplo, en plena crisis económica, cuando el número de autónomos españoles se ha reducido un once por ciento, la situación de los autónomos de origen chino en nuestro país es radicalmente opuesta. Desde mediados de 2008, la comunidad china ha aumentado en un once por ciento su porcentaje de autónomos en España.
Aunque son muchos los negocios gastronómicos que en las últimas décadas se han hecho un hueco a base de distinguir muy bien la comida que ofertaba, de clara evocación asiática y oriental, cada vez son más los restaurantes gestionados por chinos que apuestan por un modelo de cocina basada exclusivamente en la tradición culinaria española.
Los establecimientos chinos empezaron a aflorar únicamente en las ciudades y en los paisajes rurales, pero en la actualidad se han extendido por toda la geografía nacional. No hay enclave que no cuente con un negocio de chinos, no importa que se encuentre en una población rural o muy apartada.

Diversidad

Otro año más otro festival de las Naciones

Published by:

Un año más, como es tradición en Sevilla al llegar el otoño, el Festival de las Naciones tocó a su cita. Entre el 19 de septiembre y el 2 de noviembre, la ciudad hispalense acogió una experiencia de convivencia y ocio que sirve para tender puentes entre distintas culturas y visiones de un mismo mundo.
El Prado de San Sebastián acogió una vez más esta vigésimo segunda edición del festival, que volvió a apostar por el mestizaje y el multiculturalismo como bandera. Un total de ciento cincuenta expositores compusieron esta réplica de planeta que se repite cada año en pleno corazón de Sevilla.
Cada jueves, en una doble sesión entre las 20:00 y las 22:00 horas, se celebraron las noches de los estudiantes. En ellas se tuvo también como público objetivo a la población Erasmus, otro de los bastiones en la convivencia entre distintas culturas con los que cuenta el viejo continente.
En lo que respecta a la zona gastronómica distribuida por el mercado, era posible degustar los manjares de países como Argentina, Egipto, Bolivia, México, Perú, Marruecos, Colombia, República Dominicana, Venezuela, Cuba, Brasil, España, Grecia, Alemania, Italia, Australia, Francia, Japón, Ecuador, India o Rusia. Asimismo, la esencia del continente africano y de los países del este de Europa también estaba representada en lo que a dotes culinarias se refiere.
En un ambiente de hermandad, respeto y ocio, los conciertos y la música en directo fueron otros de los ejes de la cita. Desde el rock n roll de Carlos Abad y los infames hasta la copla de Falete, pasando por sonidos africanos, de soul o de flamenco.
Lo más representativo de cada cultura estuvo presente en el Festival de las Naciones de Sevilla de 2015, un evento que, además, en plena crisis económica, ayuda a ejercer como generador de empleo. Durante estas semanas se crearon más de treinta puestos de trabajo directos, sin olvidar los mil puestos indirectos más.

Diversidad

Mestizaje latino

Published by:

La población ecuatoriana que ha decidido echar raíces en la ciudad de Sevilla ha ido articulando sus propios mecanismos de cohesión cultural, lo que, a su vez, ha proporcionado una nueva oferta de cultura y ocio a los autóctonos. Desde diversas salas de bailes latinos hasta restaurantes de comida típicas ecuatorianas han ido arraigándose en la imagen cotidiana y urbana de la capital andaluza.
Destacan negocios de inspiración nítidamente ecuatoriana como Las Peñas, en la zona de Don Fadrique de La Macarena; El Encuentro Latino, ubicado en el Polígono San Pablo; o Sala Coliseo, en Torneo. Son lugares de ocio que se encuentran cerca de los principales núcleos de asentamiento de los ecuatorianos, como son los barrios de El Cerezo, El Rocío, El Carmen o La Barzola.
Otro elemento vertebrador sin duda es la emisora Integración Radio, que puede sintonizarse en el 98.2 del dial de la FM en Sevilla. Su programación ofrece principalmente música con origen en Latinoamérica, como son la bachata, la salsa, el merengue, el reggaetón, la cumbia o el vallenato.
Integración es la cadena de radio con la que los ecuatorianos en Sevilla tienen más cerca su lejana patria. Dirigida por el periodista Walter Vivancos y con nueve años de emisiones a sus espaldas, Integración Radio ofrece además en su programación avisos de todo tipo, anuncios de los comercios ecuatorianos y latinos de la ciudad, asesoría jurídica e información e incluso una bolsa de empleo.
En Integración Radio también existe la posibilidad de contactar con los familiares que se encuentran al otro lado del Atlántico. Las conversaciones entre los oyentes ponen en antena a veces a familiares que llevan años sin verse, por lo que suelen ser programas muy emotivos.
Pero son muchos los ecuatorianos que ya se han quedado a vivir en Sevilla, que han comprado sus casas en la ciudad y que contribuyen a diario a favorecer un escenario de multiculturalismo, respeto y mestizaje.

Diversidad

Ecuador cada vez más visible en Sevilla

Published by:

La comunidad ecuatoriana se ha ido convirtiendo en los últimos lustros en una de las más numerosas de las que a diario conviven en la ciudad de Sevilla. Suya es la característica positiva de saber adaptarse e integrarse a la perfección entre los autóctonos y de favorecer un clima de respeto, multiculturalismo y mestizaje con el resto de la población inmigrante.

Hace unos cinco años el número de ciudadanos ecuatorianos residentes en la capital andaluza superaba los cinco mil. Pero las políticas y los esfuerzos de repatriación del presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, y la exigencia de tener que contar con un visado han reducido esa cantidad notablemente, más aún si tenemos en cuenta la gravedad de la crisis económica y el desempleo en Andalucía.

No obstante, siguen siendo muchas las familias de ecuatorianos instaladas en la ciudad hispalense. En ocasiones, el reencuentro del núcleo familiar se ha ido produciendo de forma escalonada; primero llegaron las mujeres y posteriormente lo hicieron los cerrajeros 24h oviedo y los niños. Hay casos en los que esto resulta imposible; al producirse el reencuentro de forma puntual, después el dolor al volver a la separación es considerable.

Una vez que la construcción dejó de ser una alternativa de trabajo clara, la hostelería ha pasado a ser el sector laboral en el que más trabajadores ecuatorianos se encuentran. Pese a las dificultades que se plantean en España, muchos han optado por la opción de hacerse autónomos y abrir sus propios negocios en bares, restaurantes, empresas de negocios, locutorios o academias de bailes latinos.

Cada 10 de agosto, día nacional de Ecuador, el Parque de El Alamillo acoge una fiesta de unidad de la comunidad ecuatoriana afincada en Sevilla, a la que se acercan muchos sevillanos para divertirse y descubrir las virtudes de una nueva cultura para ellos. Por supuesto, ese día no faltan comidas como la fritada, el ceviche, la guatita o la chicha.

Diversidad

La Macarena, la verdadera ciudad de las personas

Published by:

El Distrito Macarena de Sevilla acoge a más de diez mil inmigrantes, pertenecientes a su vez a más de cien nacionalidades. Un pequeño mundo instalado en la ciudad y que tiene al barrio de El Cerezo como principal epicentro de este escenario de multiculturalismo y mestizaje.
Aunque hace unos diez años se produjeron algunos problemas de convivencia en la zona que llegaron incluso a hacer temer una ruptura de la habitual armonía que imperaba, en este barrio obrero el esfuerzo de todos ha ido perfilando un panorama de entendimiento en el que personas de cultura distinta cohabitan día a día. Los conflictos de antaño han ido suavizándose y, salvo excepciones, han sido olvidados y sustituidos por el respeto.
Buena culpa de esta mejora y normalización de las relaciones entre vecinos de El Cerezo la han tenido los talleres de lengua árabe, cocina étnica, bailes de salsa, petanca o jardinería impartidos por muchos de los inmigrantes que viven el barrio. Los nacidos en Sevilla comparten con los llegados desde otros países estos talleres, disponibles para todas las edades y perfiles.
Diversas asociaciones han intermediado para que estos cursos cambien el rumbo de El Cerezo. Con la implicación del Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Gobierno central en los talleres, el peso de desarrollarlos y de potenciar esta confluencia de culturas y este trabajo hacia el cordial mestizaje ha recaído en organizaciones no gubernamentales como Sevilla Acoge, Proben, Accem, Anima Vitae y Codenaf.
Los lazos de unidad en este barrio enclavado en el Distrito Macarena quedan evidenciados en las tareas de recogidas de alimentos que se realizan desde 2009, que posteriormente son repartidos entre las familias con menos recursos gracias también a la colaboración de Cruz Roja.
Aunque la crisis ha obligado a muchos de los inmigrantes que habitaban en El Cerezo a regresar a sus lugares de origen, aún son cientos los que siguen viviendo en esta barriada.

Diversidad

Martires del Compas. La paz y la armonia

Published by:

Después de ocho años continuados de silencio, el grupo español de música Mártires del compás ha decidido volver a reunirse en este 2015 para ofrecer una gira de conciertos, cuyo título es ‘Hora y adiós’. El motivo de este reencuentro son los veinte años que se cumplen desde que esta formación, que conjuga el nuevo flamenco con sonidos de mestizaje, publicó su primer trabajo discográfico, ‘Flamenco Billy’.

flamenco-billyCon parada en directo el 21 de noviembre en Barcelona incluida, el regreso de Mártires del compás a la escena musical española trae consigo la oportunidad de poder disfrutar de un grupo que se mantuvo activo entre 1992 y 2007, años entre los que publicaron sus seis álbumes de estudio: ‘Flamenco Billy’, ‘Prohibido dá el cante’, ‘Al compás de la llaga dolorida’, ‘Mordiendo el duende’, ‘Empaquetado al vacío’ y ‘Simpapeles.es compapeles.com’, a los que siguió un disco recopilatorio, ’10 años de mártires’.
En esta vuelta llegan acompañados de Asalto sonoro, la agencia de management con la que han empezado a trabajar de cara a los próximos meses de gira. A Chico Ocaña, cantante y líder de la formación, lo acompañan en esta aventura Rocío Vázquez “La Martiresa” a los coros, Manuel Soto “Noly” en la guitarra flamenca, Jesús Díaz en el bajo, Julio Revilla a la guitarra eléctrica y Alberto Álvarez al cajón.

El multiculturalismo que Mártires del compás desprende queda patente en la buena acogida que han tenido en lugares tan dispares como Cuba, Argentina, Suiza, Francia, México o Estados Unidos. Esta confluencia de sonidos en una cultura musical propia se observa también en cómo por la banda han pasado durante su historia desde un percusionista oriundo de Senegal, como Sidy Samb, hasta una cantante de copla española de gran prestigio, como Joana Jiménez.
Las letras de este grupo español combinan la lucha contra el racismo o el tradicionalismo y la potenciación de la convivencia entre los pueblos en paz y armonía.

Diversidad

El ejemplo de la Francia del 98

Published by:

La selección de fútbol de Francia conquistó en 1998 el Campeonato Mundial celebrado en su país con el multiculturalismo como patrón común en su plantilla. Aquellos jugadores que se alzaron por vez primera en la historia del Estado con este título representaron el fiel espejo de una sociedad francesa que, al filo del tercer milenio, estaba formada por ciudadanos de muy diversa procedencia.

La herencia racial del colonialismo del siglo diecinueve y la traslación al terreno de juego del mestizaje cotidiano de los barrios y poblaciones de la República propiciaron esta diversidad en las raíces de los campeones.

franciaEl entonces presidente de la nación, Jacques Chirac, llegó a decir de aquella gesta que unió a todos los franceses que era una victoria “tricolor y multicolor”. Y es que en el conjunto se encontraban futbolistas con origen en los cinco continentes; tan sólo ocho jugadores tenían puramente origen francés: Frank Leboeuf, Laurent Blanc, Stéphane Guivarch, Emmanuel Petit, Christophe Dugarry, Lionel Charbonnier, Fabien Barthez y Didier Deschamps, que, como capitán, fue el encargado de levantar el trofeo.

El resto de miembros del plantel campeón del 98 tenían orígenes en diferentes países del mundo: Nueva Caledonia, Christian Karembeu; Argentina, David Trezeguet; Guadalupe, Lilian Thuram, Bernard Diomède y Thierry Henry (también con origen en Martinica); Armenia, Alain Boghossian y Youri Djorkaeff; España, Vincent Candela, Bixente Lizarazu y Robert Pirès (también con origen portugués); Guayana Francesa, Bernard Lama; Senegal, Patrick Vieira; Ghana, Marcel Desailly.

Un apartado especial merece el jugador que sirvió de líder a aquel combinado francés en el Mundial 98, Zinedine Zidane, uno de los mejores futbolistas de la historia. Zidane, de ascendencia argelina, se convirtió en todo un emblema de la nueva Francia.

Ante los nuevos retos de seguridad frente al terrorismo y de acogida de ciudadanos que están huyendo de la guerra, Francia ofrece su cultura como paraguas común de respeto y experiencias satisfactorias de saber convivir, como en el 98.

Diversidad

El influjo del teatro en la multiculturalidad

Published by:

El mundo teatral en España dedica en nuestros días una parte de su espacio a la temática vinculada con el multiculturalismo y la convivencia de distintas culturas. Ya en la tradición del teatro del siglo veinte en el ámbito mundial hubo autores que pusieron su talento al servicio de aspectos como la inmigración, la emigración y los diversos fenómenos migratorios; cabe destacar obras de referencia como ‘Panorama desde el puente’, del estadounidense Arthur Miller, o ‘Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny’, con libreto del alemán Bertolt Brecht.

teatro multiEn esta línea conceptual, en la escena dramatúrgica española aparecen obras como ‘Bazar’, de David Planell, que recrea las peripecias vitales de dos ciudadanos de Marruecos que desean grabar para la televisión una cámara oculta poniendo en conflicto los matices del lugar de origen y el de acogida.

En ‘Animales nocturnos’, Juan Mayorga somete a juicio a cerrajeros 24h paiporta cómo una persona sin papeles sufre los abusos derivados de la Ley de Extranjería. Juan Diego Botto, actor y director de teatro que tuvo que marchar en su infancia desde Argentina hasta España, se enfrenta en ‘El privilegio de ser perro’ a cuatro monólogos que radiografían la inmigración en el mundo.
Carles Battle cuenta en ‘Tentación’ la experiencia y el mestizaje entre un marroquí que huye de su país por motivos conyugales y un muchacho catalán que denigra con su actitud a los inmigrantes.
Sergi Belbel dirige en ‘Forasteros’ los focos hacia el comportamiento del grueso de la sociedad española ante la inmigración, con una familia que ejemplifica sus recelos hacia todo aquello que proceda de una cultura ajena.

En un contexto histórico en el que los flujos migratorios como consecuencia de los múltiples conflictos bélicos parecen estar a la orden del día, la lectura de los autores teatrales españoles de pasadas décadas puede reforzar los conocimientos del ciudadano ante estos fenómenos y favorecer un escenario de respeto mutuo que impulse una atmósfera de mestizaje.

Diversidad

La comunidad Gitana

Published by:

La comunidad gitana afronta los nuevos tiempos con ganas de sacudirse los estereotipos y prejuicios que aún le acompañan. Con una imagen proyectada a veces desde los medios de comunicación en la que se les asocia con la delincuencia, el tráfico de drogas y el aislamiento social, los ciudadanos de etnia gitana empiezan cada vez más a reivindicar su espacio y a evidenciar su integración en el conjunto de la sociedad.

Históricamente, la mujer gitana se ha visto obligada a ocuparse casi exclusivamente del cuidado y atención de su familia, así como de velar por que nada faltase a los varones de su entorno familiar. Aunque el arraigo de las tradiciones es difícil que cambie de forma radical, el inicio de la transformación parece ir prendiendo en este primer cuarto de siglo veintiuno.
A pesar de que tres de cada cuatro mujeres gitanas no logran completar la educación primaria en Andalucía, las ganas de las féminas de la comunidad romaní por que la cultura sea su mejor aliada son cada vez mayores. Ello se demuestra con que el ochenta por ciento de las personas gitanas que acceden a los estudios universitarios en la región son mujeres.

Su lucha viene a reivindicar una mayor igualdad con el sexo masculino. Pero también quiere poner en valor las virtudes de su comunidad y tender a la erradicación de la exclusión social, la discriminación, el racismo o la igualdad de oportunidades que en ocasiones llegan a padecer.

La mujer gitana está decidida a encabezar el progreso y la integración del pueblo romaní y a favorecer la tendencia de su comunidad hacia un clima más propenso al mestizaje y al multiculturalismo. Con un marco establecido a partir del entendimiento y el respeto, tanto con el resto de personas de su etnia como con el resto de la ciudadanía, las mujeres gitanas quieren mejorar sus perspectivas de vida para mejorar así las de todo su pueblo.

Diversidad

Universo Grafiti

Published by:

El universo del grafiti se consolida con los años como una forma de cultura y de arte cada vez más respetada y alabada. Esta manifestación espontánea, surgida con el aerosol moderno en los años sesenta en Filadelfia, ha ido evolucionando desde las primeras firmas del autor, bastante simples, hasta recreaciones pictóricas de incuestionable talento y virtuosismo.
La proliferación del grafiti, también conocido como graffiti o grafito, ha ido llenando poco a poco de imágenes coloridas multitud de fachadas en las ciudades, así como parte del mobiliario urbano, lo que pronto derivó en una persecución de los artistas por parte de las autoridades responsables de velar por el orden público.

Cool GraffitiNo obstante, aunque las pintadas sin autorización continúan siendo perseguidas y el grafiti sigue asociándose desde algunos sectores a la clandestinidad, la legalidad es una vía que en estos días empieza a ensancharse para esta expresión artística.

El grafiti legal cuenta con un permiso de por medio que permite al artista pensar y preparar su obra con más detenimiento y análisis, algo que acaba repercutiendo positivamente en la calidad del resultado. Con un boceto de por medio, el creador del grafiti puede planificar el tiempo y el dinero que va a destinar a su creación.
Este camino acorde a la ley, además de dignificar el grafiti y de propiciar que se gane el respeto y la admiración de la ciudadanía, proporciona seguridad y control tanto al artista como al grueso de la sociedad.

La convivencia de distintas tradiciones culturales y artísticas alrededor del grafiti favorece un clima de diversidad y mestizaje. Expresiones como el hip hop y las bellas artes se entrelazan en la instantánea cotidiana de multiculturalismo que puede apreciarse en ciudades de todo el mundo.
El reconocimiento al grafiti y a esta oportunidad legal de potenciarlo es una realidad en España. Por ejemplo, Andalucía impulsa desde su Consejería de Cultura cada año el Certamen Andaluz de Grafiti – Premios Desencaja.