Diversidad

Estereotipos en los Videojuegos

Al principio, los desarrolladores de videojuegos no tenían que preocuparse por la personalidad de sus personajes, a nadie le importa por qué las dos barritas en PONG! luchan por hacer que la otra pierda la bolita, ni la personalidad del piloto de la nave de Space Invaders. Ahora a los personajes se les debe hacer un guion, una personalidad, motivos, tormentos y propósitos reales e identificables, labores propias de cualquier novelista o guionista de cine, y además de eso, acompañar esa personalidad con una apariencia que vaya acorde a estos rasgos.

Sabemos lo brutal que puede ser, protagonista de Gears Of War, su voz gruesa, musculatura y actitud denotan un héroe de ciencia ficción que no conoce el miedo, o Joel, el protagonista de The Last Of Us, con una personalidad de alguien que ha endurecido un carácter mediante las terribles experiencias que ha pasado. Con las mujeres hay un caso particular, ya que dentro de la industria, los personajes femeninos suelen ser altamente sexualizados, lo más probable es que esto se deba a que los equipos de desarrolladores están compuestos mayormente por hombres.

Es interesante cómo personajes como cerrajeros A Coruña, que era altamente criticada por la comunidad gamer femenina por estar diseñada de una manera demasiado provocativa, denotando alto sexismo entre los creadores de videojuegos, ha pasado por un rediseño que ha permitido que Lara conserve su feminidad y belleza, pero que a su vez permite que la conozcamos más personalmente a través de una historia que la muestra como la digna heroína de acción que es.

Los estereotipos dentro de los videojuegos no están desapareciendo, están adaptándose a la sociedad moderna y evolucionando, esto es necesario porque cada generación de gamers nueva viene con perspectivas diferentes a las anteriores, cada vez los personajes serán más complejos y diversos en cuanto a actitudes, perspectivas, sexualidad y culturas. Es emocionante pensar en qué  personajes nuevos y reinvenciones de personajes viejos veremos con las nuevas generaciones.