Diversidad

Ecuador cada vez más visible en Sevilla

La comunidad ecuatoriana se ha ido convirtiendo en los últimos lustros en una de las más numerosas de las que a diario conviven en la ciudad de Sevilla. Suya es la característica positiva de saber adaptarse e integrarse a la perfección entre los autóctonos y de favorecer un clima de respeto, multiculturalismo y mestizaje con el resto de la población inmigrante.

Hace unos cinco años el número de ciudadanos ecuatorianos residentes en la capital andaluza superaba los cinco mil. Pero las políticas y los esfuerzos de repatriación del presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, y la exigencia de tener que contar con un visado han reducido esa cantidad notablemente, más aún si tenemos en cuenta la gravedad de la crisis económica y el desempleo en Andalucía.

No obstante, siguen siendo muchas las familias de ecuatorianos instaladas en la ciudad hispalense. En ocasiones, el reencuentro del núcleo familiar se ha ido produciendo de forma escalonada; primero llegaron las mujeres y posteriormente lo hicieron los cerrajeros 24h oviedo y los niños. Hay casos en los que esto resulta imposible; al producirse el reencuentro de forma puntual, después el dolor al volver a la separación es considerable.

Una vez que la construcción dejó de ser una alternativa de trabajo clara, la hostelería ha pasado a ser el sector laboral en el que más trabajadores ecuatorianos se encuentran. Pese a las dificultades que se plantean en España, muchos han optado por la opción de hacerse autónomos y abrir sus propios negocios en bares, restaurantes, empresas de negocios, locutorios o academias de bailes latinos.

Cada 10 de agosto, día nacional de Ecuador, el Parque de El Alamillo acoge una fiesta de unidad de la comunidad ecuatoriana afincada en Sevilla, a la que se acercan muchos sevillanos para divertirse y descubrir las virtudes de una nueva cultura para ellos. Por supuesto, ese día no faltan comidas como la fritada, el ceviche, la guatita o la chicha.